lunes, 16 de mayo de 2011

Ximena ejersicio escribir 16 mayo

Ximena Barbachano de Agüero

Escribir solo por el hecho de hacerlo

Es complicado empezar, ¿por donde comenzara?. Su primer acercamiento es a esta hoja en blanco… Esta tan blanca como su mente. Ella se pregunta que hará para irle agregando color a este lienzo vacío. ¿Podrá llenarlo de sombras con letras negras? Letras que formen palabras. Palabras con sin sentido o ¿podrá por lo menos darle algún rumbo a este escrito?

El hecho de sentarse a escribir y simplemente obligase a hacerlo, le resulta difícil. ¡Pero no va a parar!. Quiere que este “canvas” este lleno de letras, palabras, frases, ideas, emociones… lo que sea para acabar con su blancura.

Enfrentarse al vacío y a la incertidumbre le provoca un sentimiento de angustia.

¿Que va a decir? No lo sabe, ¿con que fin? tampoco. Solo quiere apagar esta inquietud que provoca la pagina vacía.

Sus dedos apresurados aprietan los botones del teclado y así trata de tranquilizarse.

Tiene que lograrlo, simplemente escribir, decir, sentir, apagar esta ansiedad.

Quisiera que tuviera un sentido este escrito. Le hubiera gustado escribir algo interesante. Se detiene un segundo y reflexiona sobre el hecho de escribir... puede ser interesante simplemente por el hecho de experimentar esto. Escribir, simplemente escribir.

Escucha la radio de fondo, un jazz tipo bosanova. Ya pasaron 3 canciones y ella sigue escribiendo sin detenerse.

Es como si corriera una carrera contra el reloj y sus dedos. ¿Que tan rápido pueden pasar las ideas de su cabeza a sus dedos, y de estos al papel en blanco?.

¡Ya no esta tan vacío la hoja! Pero aun le queda tiempo por cubrir.

Seguirá escribiendo, diciendo, pensando. Lo que sea, no quiere hacer ninguna pausa. No quiere perder el ritmo. Se siente igual a cuando corre en el parque y no quiere parar para no enfriarse. Le costo trabajo calentar su cabeza y dedos y ahora pretende no parar hasta haber los 15 minutos de escritura.

No falta tanto, tan solo 5 minutos mas y habrá llegado a la meta. A su objetivo: escribir, no parar y no tener esta hoja en blanco frente a ella.

Siente que se están haciendo eternos los minutos. ¡No sabe que mas pueda escribir!. La verdad no sabe si tenga sentido este escrito. Al finalizar el tiempo, leerá de nuevo esto y vera si tiene algún significado. Si funciono el hecho correr una carrera contra el reloj y su cabeza.

Piensa que si, pero no lo sabrá hasta haber terminado los 15 minutos.

Tan solo 3 minutos y tendrá la oportunidad de ver el resultado de su carrera. Pretende corregirlo tan solo un poquito. No quiere que cambie la esencia de su ejercicio.

Escribir simplemente por el hecho de escribir no le fue tan complicado como pensó. El problema será ver si las palabras que escribió tiene algún sentido. Pero por lo menos cumplió con su cometido de escribir.

¡Lo logro! Ya paso el tiempo definido. Ahora se detendrá y leerá esto. Llego la meta!

No hay comentarios:

Publicar un comentario